domingo, 5 de octubre de 2014

Como "Pezzella" en el agua

River 1 - Boca 1
Fotos (Gentileza Federico Peretti)
Un jugador intentando jugar, algo imposible por la lluvia

La gran aparición de Pezzella para empate con gusto a poco siempre contra Boca


No fue un partido de fútbol. Lo único que tuvo de normal esta tarde de súper clásico, fue la multitud debajo de la lluvia por más de 3 horas. Jamás fue un partido lógico ni normal. Campo de juego no apto para practicar este deporte tan lindo llamado fútbol. El único sistema de juego era tirar pelotazos largos para buscar empujar la pelota que no podía ir por el piso, y mucho menos pasarla a un compañero. Además del peligro de lesionar a un rival, ya que ningún jugador podía hacer pie.

Todos en cada minuto que pasaba pedíamos suspender el partido. No se merece el partido más importante del planeta jugarlo de esta manera. Entiendo que el show debe seguir, pero es claro que el estado del clima y del campo favoreció el partido que quería plantear Boca y perjudicó notablemente el juego de River. Igual creo que falló River al no poder entender el partido en algunos momentos y no tener durante el primer tiempo otra opción de juego.

En uno de las tantas infracciones que se cometieron Boca se puso en ventaja. Floja respuesta de la defensa de River. A partir de ahí, cada saque de arco de Boca duraba una eternidad, la pelota seguía por el aire y seguía sin ser posible desarrollar un juego normal. Concierto de errores, patadas y agua que salía para todos lados. No era un partido de fútbol. Lo pudo empatar River y en medio de este desaguisado mereció hacerlo. Primero un cabezazo de Mercado que dio en el palo y en segundo lugar el penal que desvió Mora después de un invento que favoreció a River del árbitro Vigliano. Queda la duda si Mora es el mejor pateador del plantel. Se sintió con confianza y le pegó horrible. ¿Pisculichi no era el indicado?

Es verdad que el error del árbitro termina con la expulsión de Gago. También es verdad que le anulan a Teo un gol legítimo y el arbitraje de Vigliano fue horrible como el clima del domingo. El gran error que condicionó a Vigliano fue jugar el partido y desde ahí, en un campo no apto cometió errores toda la tarde.

River no se sintió cómodo en todo el partido. Muchos de sus jugadores no parecían entender el modo de juego. Querían salir jugando, triangular o buscar el jugador mejor parado. Todas buenas ideas que no podían llevar a cabo en este intento de partido de fútbol. Barovero, Maidana, Mora, Teo, Vangioni en el primer tiempo, estuvieron muy flojos en la interpretación de cómo jugar el balón en un partido así. Barovero estuvo a punto de entregar el clásico por intentar salir jugando. Algunos jugadores querían gambetear en una pileta similar a un pantano que era la cancha de River.

Desde el banco de River y de la mano de su técnico llegó el empate. Gallardo ante la sorpresa de todos manda a Pezzella a la cancha. Y enseguida nos damos cuenta que es para jugar de delantero. Gallardo vio desde el banco aquello que los jugadores no podían ver. El único modo de hacer un gol era poner la pelota y que alguien cabecee. Genial estrategia del Muñeco que quedó plasmada en ese terrible cabezazo en posición de 9 que tapó Orión y que en el rebote el mismo Pezzella empujó al arco. Pezzella el de los goles importantes, el defensor surgido de las inferiores, empata un partido desnaturalizado desde el principio. Parecía que River podía ganarlo pero la expulsión de Funes Mori frenó ese empuje. Casi lo gana Boca si no fuera porque el agua frenó la pelota y en la última casi Boyé logra la hazaña.

Repetimos, partido que no se debía haber jugado. Totalmente fuera de lo común. El empate está bien, ya que no se merecía ganar un partido así, más allá de las situaciones de gol que quizá River tuvo más. River no se sintió cómodo nunca y la inteligencia de su técnico hizo que pudiera empatar.
Mercado me pareció lo más firme, algo de Ponzio en el segundo tiempo y la entrega de Rojas. Después todo al tono de lo que fue el partido.

No se jugó un partido de fútbol, fue otra cosa. River sigue puntero, invicto y de 5 partidos con Boca este año no perdió ninguno.

Boca, lo de siempre, hacer tiempo y más tiempo. Ojalá que cuando esté terminando este blog, Orión ya se haya levantado del piso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada