martes, 11 de noviembre de 2014

Duro de ganar

Velez 1 - River 1


Una vez más el mejor de River. (Gentileza LPM)




Algunos critican a River por que no gana 5 a 0 todos los partidos. Invicto en 31 fechas, peleando los dos torneos más importantes y dando sensación de imbatible. Algunos insisten en prender luces de alarmas por que el equipo no golea o no arrolla a sus rivales como antes.

En el partido frente a Vélez se notó no sólo el cansancio físico, sino el mental. El partido contra Estudiantes por los cuartos de final de la Copa, fue más intenso y cansador de lo que se preveía. El equipo sintió ese esfuerzo el domingo y terminó aceptando un empate en Liniers, que de no ser por el papelón de Merlos en el partido de Lanús, hubiera sido un punto mucho más beneficioso.

Una vez más River comenzó perdiendo. Siempre se recupera, salvo en el partido contra Rafaela a River perdiendo se lo llevaron por delante. Así fue en la cancha de Vélez y logró el empate. Si bien fue lo lógico el empate, también tuvo alguna situación para ganarlo.

El nivel bajo del equipo se notó por el aspecto defensivo. No estuvo firme, le volvieron a hacer un gol de cabeza similar al de Estudiantes por la Copa, y por los costados lo desbordaron con mucho peligro. Mercado a pesar de hacer el gol del empate jugó muy mal, y si bien Funes Mori mejoró en el segundo tiempo, no tiene su mejor versión de lateral. A veces veo que Pezzella juega mejor como primer suplente que cuando le toca ingresar como titular. La defensa no estuvo bien y eso, más el cansancio mental, hizo que no fuera el mejor partido de River.

Costó entender el ingreso de Boyé a jugar en esa posición. Era necesario el descanso de Pisculichi pero creímos que ingresaba Martínez en su lugar. Él juvenil terminó jugando muy lejos del arco y sin una función clara. Todo el fútbol dependió de lo que generaban Rojas y Sánchez, y más allá de la entrega del Uruguayo no pudieron generar juego claro. Por supuesto hay que darle tiempo, pero no me convence el estilo de juego de Rodríguez. Tiene buen traslado y pase, pero no tiene quite ni marca. Por eso, más allá de las ausencias por descanso, el jugador que River extraña claramente es Kranevitter. Desde su lesión River ha ganado pero no ha brillado en el juego. No tengo dudas que el estilo de juego de Kranevitter era clave para el sistema de juego.

Gallardo tendrá que ir partido a partido. A diferencia de Boca, rival en la semi de la Copa, River juega todos los partidos por algo. Tiene la posibilidad de en las próximas dos fechas ante Estudiantes y Olimpo la posibilidad de encaminar definitivamente el bi-campeonato. La Copa será otra cosa. Mantener la calma, saber el momento justo por si se tiene que rotar jugadores y alejarse de la histeria de todos los que quieran que este equipo se caiga.

Clave que la defensa vuelva a su mejor nivel y que mejore cualquier jugador que haga de medio-campista central. El resto ya sabemos que puede dar y si la mente está bien, no dudo que siempre seguirá este temperamento y capacidad de gol

Repito, si no fuera por el escandaloso partido de Lanús y Arsenal, este empate hubiera servido más. No perdió y eso a esta altura vale. Los rivales no ganan siempre y además se enfrentan entre sí cuando River enfrenta a Olimpo. El mejor fue Sánchez en la noche de Liniers. Otro sacrificado rendimiento de Mora y un Teo que estuvo al borde de la expulsión, y al borde también de hacer un golazo

Partido a  partido, día a día. Con la historia de nuestro lado y la ilusión de ganar todo como manda esta camiseta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada